Comparten guía para arrancar una microempresa

Crear una empresa de cualquier tamaño se convierte en un parteaguas en la vida de cualquier persona. Darle vida al emprendimiento es dedicar tiempo, esfuerzo y dinero por lo que, primero que nada, la mejor recomendación será que el giro de tu negocio vaya enfocado a algo que te guste o te llame la atención.

En segundo lugar, enfócate en actividades que sabes hacer, comienza a explotar tus habilidades para empezar a hacer dinero, puede ser desde algo relacionado con la comida, fotografía, marketing digital, diseño, etc. Podría ser que eso que tienes como hobbie, se convierta en una gran fuente de ingresos.

Empleado o emprendedor

Si estás contratado por alguna empresa y quieres comenzar a emprender tu propio negocio no es necesario dejar una labor por otra. Por lo menos de inicio y dependiendo del giro del negocio que quieras comenzar, mantén tu empleo, recuerda que necesitarás dinero para que tu emprendimiento crezca.

Aprende a venderte

Hoy en día es muy fácil llegar a las personas que pueden requerir de tus servicios por lo que tendrás que aprender a aprovechar las redes sociales y otras plataformas para darte a conocer y así hacerte de clientes más rápido.

Quiero poner mi negocio, pero no tengo dinero

Si estás en esta situación, no te preocupes, tienes varias opciones:

1.      Asóciate con algún amigo o familiar: Al hacer esto el riesgo de la inversión se dividirá entre todos los colaboradores en el proyecto, por lo que será más fácil aportar para que el proyecto crezca. Procura relacionarte con gente de confianza y que tenga la misma visión que tú para evitar malentendidos y el negocio prospere.

2.      Solicita un préstamo: Esta opción muchos no la recomiendan para iniciar de cero ya que si el negocio no llega a funcionar no solo perderás dinero, sino que estarás endeudado. Esta opción tómala sólo si es un negocio seguro o para darle un empujo a un proyecto estable.

3.      Herramientas de crowdfunding: Existen muchas plataformas donde puedes enseñar tu idea, y ya sea a cambio de producto o alguna otra acción atractiva, que se te ocurra, la gente puede donar dinero para echar a andar tu proyecto.

Planificación

Una vez que tengas cubiertos los puntos anteriores más claros, el siguiente paso será comenzar a hacer tu estrategia para que tu negocio sea rentable, tendrás que hacer un esquema para saber en cuánto tiempo recuperaras tu inversión y cuánto tienes que vender para lograrlo y, sobre todo, si realmente es rentable lo que tienes en mente. No pases por alto todos los gastos de producción como pudieran ser servicios de agua luz, gas, materia prima y empleados que requieran, ser muy minuciosos con todas esas labores para poder tener las cuentas claras.

Infórmate

Aunque te consideres un experto en el sector donde vas a comenzar a emprender, procura siempre mantenerte actualizado y al pendiente de las nuevas tendencias, así estarás siempre vigente ofreciendo lo mejor y más novedoso a tus clientes.

Ya sea para tener un ingreso extra o para comenzar un nuevo proyecto de vida, da los primeros pasos para comenzar un emprendimiento para tener un futuro económico más próspero, concluyó Obregón.

La Asociación de Emprendedores de México (ASEM) y la Fundación Friedrich Naumann dieron a conocer que en su estudio anual 2023 Radiografía del Emprendimiento en México, uno de cada tres fundadores emprendió tras permanecer desempleados o tener la necesidad de más ingresos económicos, según con información de 2,277 fundadores de MiPymes y grandes empresas de todos los sectores e industrias en los 32 estados.

El reporte también encontró que, al momento de iniciar un negocio, los riesgos de la inversión los asume en su mayoría el equipo fundador, ya que la fuente principal de capital del 86.9% de las empresas son los recursos de los socios. Otras fuentes como recursos públicos, inversiones ángeles, fondos de inversión/capital de riesgo, y fondeo colectivo Fntech (crowdfunding), tienen una baja participación (15.2%) como fuente de capital.

En materia de financiamiento, las instituciones financieras no bancarias (Fintech, Sofomes, Sofipos) aumentaron en casi 70% su participación como fuente de financiamiento. Son la tercera fuente de financiamiento más importante después de los bancos (22.5%) y los recursos propios de los socios (15.3%).

Uno de los principales desafíos financieros de los emprendimientos es que 33.1% de las empresas enfrenta retrasos en el pago de facturas por parte de sus clientes, con un promedio de 48.1 días de atraso. Y esta cifra se incrementa a 50.6% cuando las empresas son B2B y tienen más de tres años de funcionamiento.

No te olvides de dejarnos tus comentarios

Te puede interesar esta nota Promueven el bienestar mental y emocional en las PyMEs

Más Notas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments