Centros de datos más fríos para un mundo en calentamiento

Estas olas de calor recientes no son únicas. Cualquiera que experimente el verano de 2022 puede ver que el cambio climático está empujando el mercurio más alto. Mientras lo hace, el desafío de mantener los centros de datos frescos se vuelve más complejo, costoso e intensivo en energía.

El requerimiento de electricidad para hacer esto está afectando a otras infraestructuras, como en Londres en donde recientemente la construcción de nuevas viviendas se vio afectada por los requisitos de alta potencia de los centros de datos. Con el aumento de los volúmenes de datos, esta necesidad solo se expandirá.

Para aquellos que estamos dentro del mundo del almacenamiento y procesamiento de datos, mantenerse fresco no es un desafío nuevo. Cualquier administrador de centro de datos también estará familiarizado con la necesidad de equilibrar el consumo eficiente de energía y las temperaturas constantes para responder a las necesidades del negocio.

Centros de datos más fríos para un mundo en calentamiento

Si bien existe mucha tecnología de punta que puede ayudar con los componentes de enfriamiento, puede ser difícil implementarlos o adaptarlos a los centros de datos existentes. Afortunadamente, existen algunas estrategias pragmáticas y sostenibles para explorar como parte de una solución holística.

Mantener la circulación de aire más fresco

No hace falta decirlo, pero un buen aire acondicionado debe ser un pilar de todos los centros de datos. Es preocupante leer que cualquier instalación necesita recurrir a mangueras para asegurarse de que los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) puedan hacer frente.

Para aquellos que tienen la opción, construir centros de datos en climas más fríos puede ayudar mucho a reducir la carga de refrigeración. Por supuesto, para muchos, esta no es una opción práctica.

Asegurarse de que los sistemas HVAC tengan un suministro de energía estable es una estipulación básica. Para la continuidad del negocio y la planificación de contingencias, los generadores de respaldo son una precaución necesaria, tanto para las tecnologías de refrigeración como para los recursos informáticos y de almacenamiento.

Los planes de continuidad comercial y recuperación ante desastres ya deberían incluir disposiciones sobre qué hacer si se corta la energía (y la energía de respaldo). Si las temperaturas aumentan, entonces vale la pena ejecutar hardware que sea más duradero y confiable. El almacenamiento flash, por ejemplo, suele ser mucho más capaz de manejar los aumentos de temperatura que las soluciones de disco mecánico. Eso significa que los datos se mantienen seguros y el rendimiento se mantiene constante, incluso a altas temperaturas.

Sugerencias de reducción de energía

Aquí hay tres estrategias que las organizaciones de TI deberían considerar. Cuando se combinan, pueden ayudar a reducir los requisitos de energía y enfriamiento para los centros de datos:

  • Soluciones más eficientes, esto es lo obvio: cada pieza de hardware usa energía y genera calor. Las organizaciones deben buscar hardware que pueda hacer más por ellas en un centro de datos más pequeño, lo que ayuda inmediatamente a mantener bajas las temperaturas y, como resultado, los costos de enfriamiento.

Cada vez más, las organizaciones de TI están considerando la eficiencia energética al seleccionar lo que va en su centro de datos. En el mundo del almacenamiento y procesamiento de datos, por ejemplo, las métricas clave que ahora se evalúan incluyen la capacidad por vatio y el rendimiento por vatio.

Dado que el almacenamiento de datos representa una parte significativa del hardware en los centros de datos, la actualización a sistemas más eficientes puede reducir significativamente la huella general de energía y refrigeración de todo el centro de datos.

  • Arquitecturas desagregadas: ahora pasamos al almacenamiento adjunto directo y los sistemas hiperconvergentes. Muchos proveedores hablan de las eficiencias de combinar sistemas informáticos y de almacenamiento en HCI (infraestructura hiperconvergente).

Eso es absolutamente justo, pero esa eficiencia tiene que ver principalmente con implementaciones rápidas y reduciendo la cantidad de equipos involucrados en la implementación de estas soluciones. No significa necesariamente eficiencia energética. De hecho, hay bastante energía desperdiciada por el almacenamiento conectado directo y los sistemas hiperconvergentes.

Por un lado, las necesidades informáticas y de almacenamiento rara vez crecen al mismo ritmo. Algunas organizaciones terminan sobreaprovisionando el lado informático de la ecuación para satisfacer sus crecientes requisitos de almacenamiento.

Ocasionalmente sucede lo mismo desde el punto de vista del almacenamiento y, en cualquier escenario, se desperdicia mucha energía. Si se separan el cómputo y el almacenamiento, es más fácil reducir la cantidad total de componentes de infraestructura necesarios y, por lo tanto, reducir también los requisitos de energía y enfriamiento.

Además, el almacenamiento de conexión directa y las soluciones hiperconvergentes tienden a crear silos de infraestructura. La capacidad no utilizada en un clúster es muy difícil de poner a disposición de otros clústeres y esto genera aún más sobreaprovisionamiento y desperdicio de recursos.

  • Aprovisionamiento justo a tiempo: el enfoque heredado de aprovisionamiento basado en los requisitos de los próximos 3 a 5 años ya no es adecuado para su propósito. Este enfoque significa que las organizaciones terminan ejecutando mucha más infraestructura de la que necesitan de inmediato.

En cambio, los modernos modelos de consumo bajo demanda y las herramientas de implementación automatizadas permiten a las empresas escalar la infraestructura en sus centros de datos fácilmente con el tiempo.

La infraestructura se aprovisiona justo a tiempo en lugar de por si acaso, lo que evita la necesidad de alimentar y enfriar componentes que no se necesitarán durante meses o incluso años.

La mayoría de las veces, mantener los centros de datos frescos depende de un aire acondicionado confiable y una sólida planificación de contingencia. Pero en todas las instalaciones, cada fracción de grado que aumenta la temperatura es también un aumento fraccional en la tensión del equipo.

Los sistemas de refrigeración alivian el estrés de los racks y las matrices, pero ningún administrador de centros de distribución quiere someter esos sistemas a un estrés adicional, que es lo que han estado haciendo las recientes olas de calor.

Entonces, ¿por qué no tomaríamos medidas para reducir los volúmenes de equipos y la generación de calor en primer lugar? Si podemos reducir los costos de funcionamiento, simplificar y enfriar nuestros centros de datos y reducir nuestro consumo de energía, todo al mismo tiempo, entonces estoy seguro de que no deberíamos hacernos esta pregunta.

Por Julio Castrejón, Country Manager México en Pure Storage

RECOMENDAMOS 3 recomendaciones para que las empresas cumplan con la NOM-037

Recuerda dejarnos un comentario

Te puede interesar

Más Notas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments