Cómo saber si tu PyME está lista para operar en una nave industrial

Los espacios que se pueden utilizar por distintas industrias para almacenar, producir, manufacturar o distribuir productos, entre otras cosas, son las naves industriales que han crecido en los últimos años en México. Además de que cuentan con servicios que facilitan la operatividad, como electricidad, agua, teléfono y calefacción; es por eso que Ricardo Medina, CEO de Grupo CCIMA, brinda información para saber si un negocio está listo para operar en este tipo de estructura.

Con la pandemia se incrementó el uso de naves industriales debido al despegue del comercio online; éstas son utilizadas por empresas pequeñas, medianas y grandes, que en su mayoría atienden a sus clientes de manera telefónica o en línea, y utilizan el espacio físico de las naves para almacenar sus productos. Aunque también se pueden utilizar como oficinas, como sitios de producción, etcétera”, explicó Medina.

Cómo saber si tu PyME está lista para operar en una nave industrial

 El uso de naves industriales para PYMES

A pesar de la pandemia, en la Ciudad de México se crearon 3,706 nuevas micro, pequeñas y medianas empresas entre abril del 2020 y mayo del 2022, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco). Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hay 4.1 millones de PYMES (pequeñas y medianas empresas) en México, las cuales contribuyen con alrededor del 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y generan el 72% de los empleos formales.

Además, como consecuencia de la pandemia, muchos negocios se volvieron más flexibles en su operación, y han optado porque sus empleados trabajen de manera remota o híbrida, y han elegido ofrecer productos y servicios en línea para incrementar sus ventas.

En estos casos, las naves industriales son una buena alternativa para establecer un negocio, ya que sus edificaciones se suelen construir en diversos espacios, como parques industriales, zonas industriales o polígonos industriales, por lo que suelen estar ubicadas en zonas con una buena comunicación terrestre, o cerca de aeropuertos”, explicó Medina, quién a continuación revela algunas claves para saber si un negocio está listo para operar en este tipo de inmueble:

  1. Se cuenta con ingresos suficientes para costear una renta mensual por la nave, o bien, se cuenta con un enganche por encima del 30% del valor de la nave para realizar la inversión.
  2. El negocio se encuentra en expansión o ampliará su mercado o productos.
  3. Se requiere de seguridad privada para salvaguardar los productos.
  4. Los métodos inmediatos de almacenaje (en casa, en un local) ya no resultan suficientes para el negocio.
  5. Se busca facilitar la logística de entrega y recepción de productos o materia prima.
  6. Se busca eficientar la producción de algún producto.
  7. Se pretende el aumento de la plantilla de trabajo.
  8. Se busca un espacio para el trabajo híbrido.

Naves industriales, comercio electrónico y coworking

Los negocios de e-commerce o comercio electrónico son los que más han invertido en naves industriales en los últimos años, ya que este tipo de comercio ha crecido 30% en América Latina, según estudios realizados por Mercado Libre. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) el comercio electrónico en México cerró 2020 con su mayor histórico valor de mercado de 316 mil millones de pesos.

El crecimiento del comercio electrónico impulsó la demanda de bodegas en un 10%. La demanda de naves industriales también aumentó en los últimos meses por la búsqueda de espacios de almacenamiento para negocios de distintos giros que permanecieron cerrados o con un acceso limitado por muchos meses.

Otro de los usos que se les ha dado a las naves industriales en México en los últimos años, es para coworking, o trabajo compartido. “Uno de sus usos más innovadores es como oficinas, centros de trabajo, espacio para dar conferencias, para ferias o mercados, entre otras cosas. Una de las grandes ventajas de las naves industriales es que se han modernizado y se han adaptado a las necesidades actuales”, explicó Medina.

En el coworking industrial se suelen utilizar naves industriales de 10 a 15 metros cuadrados en donde se producen o co-producen materiales, además de que cuentan con espacios abiertos y cerrados para que interactúen los trabajadores.

Finalmente, en cuanto a los beneficios para las PyMES que usan naves industriales, son que: pueden certificarse como proveedores de empresas grandes, ya que cuentan con espacios de trabajo funcionales; la renta de espacios se hace por paquete en lugar de por metro cuadrado; el costo del seguro es menor porque las naves industriales son espacios modernos que garantizan un menor riesgo, además, facilitan la operatividad, solucionan problemas de almacenaje, e incluyen espacios de convivencia para interactuar con otras compañías para intercambiar puntos de vista.

“Las naves ayudan a que las empresas encuentren estabilidad en sus operaciones, sin embargo, antes de adquirir una nave hay que asegurarse de que cumpla con la normatividad municipal y urbanística, y cuente además con los permisos necesarios para desarrollar las actividades empresariales que se requieren”, finalizó el CEO de Grupo CCIMA.

RECOMENDAMOS Una cultura de datos en una empresa puede alcanzar rentabilidad

Recuerda dejarnos un comentario

Te puede interesar

Más Notas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments