Institución de empresas familiares: 5 acciones para garantizar se éxito a largo plazo

Sin duda, las empresas familiares desempeñan un papel crucial en el tejido empresarial global y en el desarrollo de la sociedad, ya que la mayoría de estas compañías inician como un emprendimiento para satisfacer la necesidad que tienen las personas de autoemplearse o tener una opción para enfrentar un despido o desempleo, generar recursos, gestionar mejor su tiempo y, en especial, crear un patrimonio para el sustento y bienestar familiar.

El profesor de empresas familiares del IMD Business School, John Ward, comenta que “la flexibilidad estratégica sostenida, la coherencia, y la creatividad de las empresas familiares son notables, características que las diferencian de otros tipos de compañía y hacen posibles sus mayores niveles de rendimiento financiero”, siendo estas compañías sinónimo de resiliencia y crecimiento gracias a una cultura empresarial seria y bien organizada.

Datos del Instituto de Familias Empresarias para México y LATAM (IFEM) del Tec de Monterrey, destacan que 9 de cada 10 unidades económicas mexicanas (90%) son empresas familiares, generan 75% del empleo y aportan 95% del PIB, las cuales representan una parte esencial para la economía nacional.

No obstante, el desafío de pasar la estafeta y liderazgo de la compañía de una generación a otra puede ser abrumador, y muchas empresas familiares enfrentan la amenaza de desaparecer si no se gestionan adecuadamente. Cabe destacar que 70% de las empresas familiares desaparecen luego de que su fundador muere, mientras que solo el 12% de estas logra sobrevivir hasta la tercera generación.

En este contexto, la institucionalización se presenta como la clave para garantizar la continuidad y el éxito de la organización a largo plazo, por lo que te comparto cinco acciones esenciales para facilitar esta transición:

1. Desarrollar una Estructura Organizativa Clara y Profesional: Institucionalizar implica superar la tendencia a mezclar roles familiares y empresariales, por lo que es clave definir claramente los roles y responsabilidades de cada miembro de la familia y del equipo directivo. Fomentar la contratación basada en habilidades y competencias en lugar de relaciones familiares, no solo mejora la productividad y eficiencia operativa, sino que establece una base sólida para el crecimiento sostenible.

2. Implementar un Gobierno Corporativo Sólido: Esto evitará conflictos, fortalecerá la transparencia y redición de cuentas, además de garantizar una toma de decisiones efectiva para propiciar un entorno propicio para el crecimiento y la inversión.

Crea un consejo de administración independiente con miembros externos de confianza y experiencia relevante, establece políticas claras sobre la participación de la familia en la toma de decisiones y define procedimientos para resolver conflictos de intereses.

3. Desarrollar un Plan de Sucesión Integral: Este debe ser a largo plazo e incluir la identificación y preparación de sucesores potenciales. Te recomiendo no subestimar la importancia de la formación y mentoría para la próxima generación. Además, considera la posibilidad de contar con consultoría externa para facilitar la transición y garantizar que los valores fundamentales de la empresa se mantengan intactos en los nuevos líderes.

4. Establecer Políticas Financieras y de Inversión Claras y Sostenibles: La estabilidad financiera es esencial para la supervivencia a largo plazo de cualquier organización, por lo que será necesario definir criterios para la distribución de beneficios, diversificación de inversiones, reinversión de ganancias, búsqueda de oportunidades de crecimiento sostenible y endeudamiento.

5. Cultivar una Cultura Organizacional Duradera: Esto juega un papel crucial en la cohesión y el rendimiento de una empresa familiar, por lo que es importante comunicar y reforzar los valores fundamentales de la compañía, fomentar la innovación y la adaptabilidad para mantenerse relevante en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo, así como involucrar a la familia en eventos y actividades que fortalezcan el sentido de pertenencia y compromiso con la visión corporativa a largo plazo.

Compañías como Walmart, Ford, Toyota, BMW, Herdez, Novartis e Inditex son grandes ejemplos de empresas familiares que han dejado un gran legado, alcanzado el éxito y trascendido a través del tiempo gracias a que han logrado institucionalizarse, integrar nuevas generaciones e infundir sus valores en cada integrante de la organización.

De esta manera, la institucionalización de empresas familiares es un proceso continuo que requiere planificación estratégica y adaptabilidad. Al seguir estas cinco acciones clave, estas compañías que surgieron con el objetivo de sustentar y dar bienestar a una familia, pueden garantizar una transición suave, preservar su legado y prosperar en las generaciones venideras.

Por: José Francisco IV Méndez Delgado, Fundador y Director General de Integradora de Negocios TBE

No te olvides de dejarnos tus comentarios

Te puede interesar esta nota 4 tendencias que potenciarán la formación corporativa en 2024

Más Notas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments