Arma tu presupuesto financiero en 3 lecciones

Cumplir con metas personales o profesionales, como la compra de un automóvil o de un inmueble, el pago de un diplomado, realizar una inversión o irte de viaje, es un reto que se puede conseguir a través de la disciplina financiera. Por ello, un presupuesto financiero es una de las mejores soluciones para ayudarte a cumplir estos objetivos.

Según datos del coach financiero Coru, el 75.8% de las y los mexicanos tienen confianza en lograr sus objetivos financieros. En este sentido, solamente el 13.2% de las personas consultadas no están del todo seguras de conseguir sus metas.

Sin embargo, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solamente el 35% de las y los mexicanos lleva un registro o control de sus gastos.

“Planear un presupuesto te permite tener el control sobre tus gastos, que puedas detectar fugas y, tras el análisis de tus finanzas, puedas tomar mejores decisiones con tu dinero. Es importante tener en mente que el presupuesto es flexible; es decir, lo puedes ajustar conforme cambien tus condiciones o lo necesites”, señala Fernando González, CEO de Coru.

Para configurar un presupuesto financiero es importante que consideres tus ingresos y egresos, así como definir los objetivos que quieres cumplir y en qué plazo. Algo que te puede ayudar es que las metas que te plantees sean medibles y específicas, aunque ten en cuenta que siempre puedes modificar sobre la marcha.

El análisis de tu situación financiera te permite evaluar y tener claro en qué gastas tu dinero y, con base en esto, poder modificar tus hábitos de consumo.

De acuerdo con Coru, estas son tres lecciones que puedes aprender tras armar un presupuesto:

  1. No gastar más de lo que ganas. Si no llevas un registro de lo que ganas, lo que gastas, tus fechas de pago y el monto de lo que debes, difícilmente tendrás control de tus finanzas. Si no tienes finanzas sanas y claras, es complicado que puedas cumplir algunos de tus objetivos financieros o puedas ahorrar. Realizar un presupuesto financiero personal permite que puedas conocer a fondo tu situación y puedas actuar en consecuencia.

 

  1. Controlar tus finanzas no significa dejar de disfrutar. Hacer un presupuesto financiero para cumplir con una meta no significa que tengas que dejar de gastar en actividades recreativas, sociales, de entretenimiento o en bienes y servicios que se consideran no esenciales. Es importante que tengas claros cuáles son tus gastos fijos y tus gastos variables y con base en esto decidir cuándo y cómo puedes darte un gusto. Tu presupuesto debe de ser flexible para que pueda ir ajustándose sobre la marcha a tus necesidades.

 

  1. Si las cosas no salen, no te desanimes. Ten en cuenta que una vez que realices tu presupuesto financiero y traces los objetivos que quieres cumplir, es normal que existan imprevistos que pueden retrasar tus metas. ¡No te preocupes! Lo importante es que no desistas y renuncies; el plan siempre lo podrás ajustar.

El control de tus finanzas es un hábito que, como cualquier otro, lo adquieres paso a paso. Al final, los beneficios son mayores a los sacrificios: podrás tener una salud financiera que te permita tomar mejores decisiones y alcanzar en menor tiempo tus metas.

Redacción

 

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS  6 pasos esenciales para identificar sitios web fraudulentos

Te compartimos el siguiente vídeo

 

Photo of author

Más Notas

Suscríbete
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments